Nuestra historia

Alabanzaré comenzó a desarrollarse en la Ciudad de México en una comunidad de universitarios. Sin embargo, sus raíces se plantaron anteriormente y lejos de México en otra comunidad universitaria. La historia se origina cuando Jared Weatherholtz estudiaba en la Universidad de Belmont en EEUU y un día llegó a un estudio bíblico de la RUF (Reformed University Fellowship), escuchó la predicación y le gustó tanto como la convivencia que había en la comunidad, pero una cosa le era extraña: ¡cantaban himnos antiguos! Pero no eran como los himnos con los que él había crecido (estos himnos llevaban nueva música ¡y estaba buena!). Al investigar un poco más acerca de esto Jared descubrió que en ese grupo de jóvenes había surgido un nuevo movimiento de cantar himnos. Poco a poco, Jared se fue enamorando de la poesía que los himnos utilizaban para comunicar no sólo el evangelio sino también la experiencia cristiana. Hablaban no exclusivamente de la alegría y la fe sino también de los valles, la tristeza, la duda y el sufrimiento. Del mismo modo, siempre contaban la fidelidad de Dios y las profundidades del sacrificio de Cristo para nosotros. Jared cambió el concepto que tenía de los himnos. Dejó de verlas como cosas abstractas y, de ahí en adelante, las miró como la riqueza espiritual que son. La música contemporánea le ayudó a acceder a las verdades que contaban los himnos. Encontró en ellos la habilidad de juntar cabeza y corazón para que la alabanza fuera algo de todo el ser.


Cuando Jared se mudó al Distrito Federal para trabajar con la Comunidad Universitaria Reformada (CUR) en la UNAM, contempló la oportunidad y la necesidad de extender el movimiento de himnos antiguos con nueva música a la lengua española. Fue ahí donde Jaredempezó a colaborar con Uziel Guzmán para formar un cuerpo de himnos sólidos. También contó con la ayuda de Roberto Villegas para grabar demos de los cantos. Los universitarios de la CUR llegaron a apreciar mucho estos himnos y los cantaban semanalmente. Gracias a la providencia de Dios, Jared conoció a varios músicos cristianos y a un Ingeniero de Grabación en Estudio en la iglesia Semilla de Mostaza. Al escuchar la visión del proyecto, estos músicos aceptaron en colaborar para la grabación del primer disco de Alabanzaré. Ese disco (“Refugio de Gracia”), se ha distribuido a través del mundo hispanohablante y el proyecto sigue siendo un apoyo para la iglesia iberoamericana. Con el lanzamiento del sitio de web, Alabanzaré espera ofrecer recursos de alabanza a la iglesia global.

Comments are closed.

Términos y condiciones:

Este material está protegido por los derechos de autor. Se prohibe su reproducción total o parcial sin previa autorización del titular.